Saturday, August 4, 2007


Friday, August 3/Jueves, 3 agosto 7:30 AM:

The day dawned under relatively heavy and constant rain.

Yesterday, late in the afternoon I arrived happy and excited in hot, muggy Quibdó, and now, at 6:30 PM, I sit writing in my room in the Casa de Encuentros while it’s pouring rain outside—and a little comes through the bathroom roof. We’re in the low-lying tropics here—6:30 is night.

It was raining when we arrived at the Quibdó airport, and the rain got heavier as the taxi approached the Casa de Encuentros. The rain continued off and on through the night, pretty heavy at times, and with thunder and lightning. Of course, this is Quibdó, where it normally rains for some period 5 days out of 6, and where the annual rainfall is over 10 meters.

They tell me this has been a hard year for weather. In April they went two weeks without rain, which is a disaster, because despite the quantities of water in this area, there is not an adequate system of water service in the city, and most people rely on the rainwater they collect in tanks. If it doesn’t rain for 3 days, many people are stuck without any water in their houses. The government sent tanks of water in planes and helicopters, which my friends think is a ridiculous display of the inadequacy of public policy, since people have been asking for a functional water system in this town for decades.

But after that period, it has rained very heavily, to the point that the center of Quibdó flooded!
……………………

El día amaneció con lluvias constantes y relativamente fuertes.

Ayer, tarde de la tarde llegué contento y entusiasmado a un Quibdó caliente y pegajosa, y ahora a las 6:30 PM, estoy sentado en mi cuarto en la Casa de Encuentros mientras llueve en cántaros afuera—y un poco se gotea por el techo del baño. Estamos en los trópicos a una altitud baja—a las 6:30 es noche.

Llovía cuando llegamos al aeropuerto de Quibdó, y la lluvia se puso más fuerte mientras el taxi se acercaba a la Casa de Encuentros. La llovía siguió más o menos por toda l noche, a veces bastante fuerte, con trueños y rayas. Por supuesto, este es Quibdo, donde llueve por un rato 5 días de cada 6, y donde caen meas que 10 metros anual.

Me dicen que este año ha sido duro en cuanto al tiempo. En abril tuvieron un periódo de quince días sin llovía, que es un desastre, pues a pesar de las cantidiades de aqua en la zona, no hay un sistema de servicio de agua adecuado en la ciudad, y la mayoría de la gente cuenta con el agua de lluvias que recogen en tanques. Cuando no llueve por 3 días, mucha gente se encuentra sin agua alguna en sus casas. El gobierno mandó aviones y helicópteros con tanques de agua, el cual mis amigos les pareció ridículo, ya que la gente ha venido pidiendo un sistema que funcione en este pueblo ya hace décadas.

Pero después de ese período, ha llovido fuertemente, hasta el punto que ¡se inundó el centro de Quibdó!


Thursday, August 2/Jueves, 2 agosto


The Bogotá airport (El Dorado) is a busy place. Unlike Medellín, where there’s a separate small and comfortable airport for domestic flights, here I leave for Quibdó from the same terminal as international flights. The terminal itself, of course, is like a shopping mall—lots of candy and food shops, bookstores, gift shops, clothing shops, tobacco stands, banks. You can get a massage here. There’s a Dunkin’ Donuts and a McDonald’s among the shops that seem more Latin.

I arrived hungry, and what attracted me was a little food plaza, not unlike what you might see at LaGuardia airport except:

1. It’s clean (LaGuardia is disgusting)
2. There’s a different variety of foods—of course, there’s a sit-down restaurant and a pizza Stand. Then there’s a parilla (a grill, for real meat lovers), and another parilla, and—well—another parilla, which specializes in comida típica. And a Mongolian buffet (!!) I opted for the comida típica.
3. Each of the stands really functions like a little restaurant—some of the staff try to attract you to their place, they show you menus (imagine that!), and then you sit down and they bring the food to you. It’s really not fast food—somewhere between little food stands on the street (though twice as expensive) and restaurants.
4. One thing—and this is true in restaurants in general—it’s pretty hard to eat vegetarian here. In some places you can order just side dishes, but not everywhere. In the city there are occasional vegetarian restaurants, and they look pretty good, though I haven’t tried them yet. I did find a cafeteria-style restaurant right near the Fulbright office where I had a really good vegetable plate. But that’s unusual. If you eat fish, as I still do, you can get good fish a lot of the time.

From the cómida típica, I ordered an ajiaco. This is a typical dish of the Bogotá area (Santafereño), but I had never had it before. It’s a sort of soup—if you know the typical sancocho of corn, plátano and chicken, this is it, but supposedly with garlic. Mine didn’t have much garlic, I thought. I’ll have to try it elsewhere next time I’m in Bogotá. It was served in the traditional way, with rice, an arepa and avocado.

…………
El aeropuerto de Bogotá (El Dorado) es lugar de mucho trajín. Al contrario de Medellín, donde hay un aeropuerto pequeño y confortable aparte para vuelos nacionales, acá salgo para Quibdo desde la misma terminal de los vuelos internacionales. La terminal en si se ve, por supuesto, como un centro de compras—bastante tienditas de dulces y comida, librerías, tiendas de regalos, tiendas de ropa, cigarrerías, bancos. Aquí puedes tener masaje. Hay Dunkin Donuts y McDonald’s entre las tiendas que tienen pinta más latina.

Llegué con hambre, y lo que atrajo fue una “plazoleta de comidas,” no muy distinta a lo que puedes ver en LaGuardia, excepto que:

1. Es limpio (LaGuardia es asceroso)
2. Hay una variedad distinta de comidas—por supuesto hay un restauran de verdad y una pequeña pizzería. Luego hay una parilla (por los verdaderos aficionados de la carne, desde luego), y otra parilla, y—pues—otra parilla, aunque esta especializa en comida típica. Y un buffet mongol. Opte por la comida típica.
3. Cada uno de estos puestos de hecho funciona como un restaurant pequeño—algunos del equipo tratan de convencerte de comer donde ellos, te muestran menú (¡imagínate!), y luego te sientas y te traen la comida. No es realmente “comida rápida,” sino algo entre los pequeños cafetines en la calle (a doble el precio) y los restaurantes.
4. Una cosa—y es igual por lo general en los restaurantes—es difícil comer como vegetariano acá. En algunos lugares, puedes pedir “porciones,” pero no por todo lado. En la ciudad se ve de vez en cuando un restauran vegetariano, y se ven bastante buenos, pero no los he probado todavía. De hecho, encontré una cafetería que sirve lo que en El Salvador se llama “comida a la vista” (no sé como se dice en Colombia)—donde eliges lo que quieres de unas bandejas y te hacen un plato. Allí comí un buen plato de vegetales. Pero eso no es común. Si comes pescado, como yo todavía hago, puedes conseguir buen pescado en muchos lugares.

De la comida típica, pedí un ajiaco. Es un plato típico bogotano (o como se dijo en el menú, santafereño) que jamás había probado. Es un sancocho de maíz, plátano y pollo, pero supuestamente con ajo. El mío no tenía tanto ajo, pensé. Tendré que probarlo en otro lugar la próxima vez que esté en Bogotá. Fue servido de la manera tradicional, con arroz, arepa y aguacate.


We got on the small plane that flies to Quibdó, and I realized that I was feeling emotional. It was time to think about this—why do I feel like this? In important ways, Quibdó is a dump. The city’s best years were a long time ago, and you can still see houses that in their day were fine, even luxurious. Today things look different.


Even most of the houses that were once the luxurious homes of officers of the foreign gold mining companies or other powerful people look pretty seedy. The streets need work; in general the city gives off a strong sense of decay.

The city has grown precipitously, largely because of the displacement of large numbers of people from the villages and riverbanks because of the violence of the civil war. The truth is, there is no economic structure here to absorb these people, who generally live in terrible conditions.

I don’t have official statistics, but the majority of the people are unemployed. The main sources of work are the public sector—the schools and health stations, public works and bureaucracies—and retail (which is largely controlled by people from Antioquia or other places outside if El Chocó), and selling “chance,” which is a kind of legal numbers game based on the various lotteries in the country.

Most people get by in what’s called the rebusque—the search for some work in the informal market. For example, every day the central streets are filled with trucks, unloading all sorts of merchandise. The drivers have relationships with some men who are like foremen. Every day, men from the barrios approach these guys hoping to find work unloading the trucks. I spoke with one young man on my last visit who comes into town every day to find this work, and says often he gets work only one day a week.


One phenomenon that has developed over the last couple of years is that the streets have filled up with motorcycles. Before, these were mostly used for commuting around the city—much more practical than cars here. But in this last period, a lot of guys have started to offer “rapi-moto” service, a kind of taxi service. The last time I was here one of these young men was killed in what was apparently a shooting arranged by taxi car owners to intimidate the rapi-moto drivers. But despite continuing
violence, today there are more of them ever.

One might ask, Where does the money come from to buy all these imported goods and services? When I find out, I’ll let you know….

…………………….

Entramos el pequeño avión que vuela a Quibdo, y me di cuenta que estaba emocionado. Ya era hora que pensara en eso--¿por qué me siento así? En cuanto a unos factores importantes, Quibdó es un hoyo. Los mejores años de la ciudad ya pasaron hace mucho; todavía se ven casas que en su momento eran finas, hasta lujosas. Hoy todo se ve distinto.

Aún la mayoría de las casa que eran a un momento los hogares lujosos de oficiales de as empresas de minería extranjeras, o de otras personas poderosas, se ven muy decaídas. Hace falta reparar las calles; por lo general, la ciudad emite un sentido fuerte de la decadencia.

La ciudad ha crecido muy rápido, en gran parte por el desplazamiento de grandes cantidades de personas de los pueblos y riberas debido a la violencia de la guerra civil. La verdad es que no hay estructura económica acá que absorbe esta gente, que lo general vive en condiciones espantosas.

No manejo tasa oficiales, pero la mayoría de la gente queda sin empleo. Las fuentes mayores de trabajo son el sector público—la escuelas y puestos de salud, obras públicas y burocracias—y venta por menor (en su mayoría controlada por gente de Antioquia u otros lugares fuera del Chocó), y vendiendo “chance,” que es una especie de lotería informal legal, basada en las varias loterías en el país.

La mayoría de la gente sobrevive por lo que se llama “el rebusque,” o sea, buscando cualquier empleo en el sector informal. Por ejemplo, cada día las calles del centro se llenan con camiones que han traído mercancías de toda clase. Los camioneros tienen relación con unos tipos que son como capataces. Cada día, hombres de los barrios se acercan a estos en la espera de encontrar trabajo descargando los carros. He hablado con un joven en la última visita que baja al centro todos los días, y dice que muchas veces consigue trabajo un día de la semana.

Un fenómeno que ha crecido en los últimos dos años es que las calles se han llenado de motos. Antes fueron ocupadas meas que nada para movilizarse uno—mucho más prácticas que carros. Pero en este período, muchos tipos han empezado a ofrecer servicio de “rapi-moto,” tipo de servicio de taxi. La última vez que estaba acá uno de esos jóvenes fue matado a tiros, al parecer cosa arreglada por unos dueños de taxis para intimidar a los rapi-motoristas. Pero a pesar de a violencia que sigue, hy hay más que nunca.

Cabe preguntar, ¿De dónde viene la plata para comprar todas estas cosas importadas y servicios? Cuando lo sepa, se lo digo…

1 comment:

Jim Miller said...

Steve,

Your blog from Colombia has proved fascinating to me, and I hope you will find a way to continue it (which
means Internet access.)

Jim